Pasar al contenido principal

SISTEMA INFORMATIVO

Mensaje para la 59ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

Jue, 05/05/2022 - 16:48 editorCEC1

Tags: Vocaciones religiosos iglesia católica familia humana misión jornada de las vocaciones papa francisco vocación

Con motivo de la 59ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, que la Iglesia Católica celebra este próximo domingo 08 de mayo, cuarto domingo de Pascua, el Papa Francisco envió un mensaje titulado: “Llamados a edificar la familia humana”.

Mientras los vientos gélidos de la guerra y de la opresión aún siguen soplando, y presenciamos a menudo fenómenos de polarización, como Iglesia hemos comenzado un proceso sinodal”.

Con estas palabras el Pontífice manifiesta: “Sentimos la urgencia de caminar juntos cultivando las dimensiones de la escucha, de la participación y del compartir”. Y afirma: “Junto con todos los hombres y mujeres de buena voluntad queremos contribuir a edificar la familia humana, a curar sus heridas y a proyectarla hacia un futuro mejor”. A la vez que ofrece su reflexión sobre el amplio significado de la “vocación”, en el contexto de una Iglesia sinodal que se pone a la escucha de Dios y del mundo.

Llamados a ser todos protagonistas de la misión
De la sinodalidad, Francisco escribe que “el caminar juntos es una vocación fundamental para la Iglesia, y sólo en este horizonte es posible descubrir y valorar las diversas vocaciones, los carismas y los ministerios”. “Sabemos – afirma – que la Iglesia existe para evangelizar, saliendo de sí misma y esparciendo la semilla del Evangelio en la historia”. Por lo tanto, dado que “la misión es posible haciendo que cooperen todos los ámbitos pastorales, involucrando a todos los discípulos del Señor”, el Papa añade:

Es necesario cuidarse de la mentalidad que separa a los sacerdotes de los laicos, considerando protagonistas a los primeros y ejecutores a los segundos, y llevar adelante la misión cristiana como único Pueblo de Dios, laicos y pastores juntos. Toda la Iglesia es comunidad evangelizadora”.

Llamados a ser custodios unos de otros, y de la creación
De la palabra “vocación” Su Santidad explica que no debe “entenderse en sentido restrictivo”, referida sólo a los que siguen al Señor en el camino de una consagración particular, puesto que: “Todos estamos llamados a participar en la misión de Cristo de reunir a la humanidad dispersa y reconciliarla con Dios. Más en general, toda persona humana, incluso antes de vivir el encuentro con Cristo y de abrazar la fe cristiana, recibe con el don de la vida una llamada fundamental”.

Además, recuerda que “todos llamados a ser custodios unos de otros, a construir lazos de concordia e intercambio, a curar las heridas de la creación para que su belleza no sea destruida”. “En definitiva, a ser una única familia en la maravillosa casa común de la creación, en la armónica variedad de sus elementos”.

Llamados a acoger la mirada de Dios
El Santo Padre indica que “a esa gran vocación común se añade la llamada más particular que Dios nos dirige a cada uno, alcanzando nuestra existencia con su Amor y orientándola a su meta última, a una plenitud que supera incluso el umbral de la muerte”. Al respecto recuerda que a Miguel Ángel Buonarroti se le atribuyen las palabras “todo bloque de piedra tiene en su interior una estatua y la tarea del escultor es descubrirla”. De ahí su analogía: “Si la mirada del artista puede ser así, cuánto más lo será la mirada de Dios, que en aquella joven de Nazaret vio a la Madre de Dios; en el pescador Simón, hijo de Jonás, vio a Pedro, la roca sobre la que edificaría su Iglesia; en el publicano Leví reconoció al apóstol y evangelista Mateo; y en Saulo, duro perseguidor de los cristianos, vio a Pablo, el apóstol de los gentiles”.

Su mirada de amor siempre nos alcanza, nos conmueve, nos libera y nos transforma, haciéndonos personas nuevas”.

También señala que, así como existe la “santidad de la puerta de al lado” (cf. Exhortación apostólica Gaudete et exsultate, 6-9), “también la vocación es para todos, porque Dios nos mira y nos llama a todos”. “Así nos mira Dios, en cada uno de nosotros ve potencialidades, que incluso nosotros mismos desconocemos, y actúa incansablemente durante toda nuestra vida para que podamos ponerlas al servicio del bien común”.

Llamados a responder a la mirada de Dios
Por otra parte, Francisco no olvida destacar que “la mirada amorosa y creativa de Dios nos ha alcanzado de una manera totalmente única en Jesús”. Y tras recordar el relato del joven rico, en el que el evangelista Marcos dice: “Jesús lo miró con amor”, el Papa escribe que “esa mirada llena de amor de Jesús se posa sobre cada una y cada uno de nosotros”. Por esta razón sugiere:

Hermanos y hermanas, dejémonos interpelar por esa mirada y dejémonos llevar por Él más allá de nosotros mismos. Y aprendamos también a mirarnos unos a otros para que las personas con las que vivimos y que encontramos – cualesquiera que sean – puedan sentirse acogidas y descubrir que hay Alguien que las mira con amor y las invita a desarrollar todas sus potencialidades”.

Experiencia del doctor Gregorio Hernández Cisneros
Asimismo, el Santo Padre menciona la experiencia del doctor Gregorio Hernández Cisneros, quien “mientras trabajaba como médico en Caracas, Venezuela, quiso ser terciario franciscano” y posteriormente monje y sacerdote, aunque la salud no se lo permitió por lo que “se dedicó sin reservas a los enfermos afectados por la epidemia de gripe llamada ‘española’, que en esa época se propagaba por el mundo”. Se trata – afirma Francisco – de un “testigo ejemplar de lo que significa acoger la llamada del Señor y adherirse a ella en plenitud”, que fue beatificado hace un año.

Convocados para edificar un mundo fraterno
Por último, el Papa añade que, como cristianos, no sólo somos “interpelados personalmente por una vocación, sino también con-vocados”. “Somos como las teselas de un mosaico, lindas incluso si se las toma una por una, pero que sólo juntas componen una imagen”.

Brillamos, cada uno y cada una, como una estrella en el corazón de Dios y en el firmamento del universo, pero estamos llamados a formar constelaciones que orienten y aclaren el camino de la humanidad, comenzando por el ambiente en el que vivimos”.

He aquí escribe el Pontífice “el misterio de la Iglesia que, en la coexistencia armónica de las diferencias, es signo e instrumento de aquello a lo que está llamada toda la humanidad” (...) “Por eso la Iglesia debe ser cada vez más sinodal, es decir, capaz de caminar unida en la armonía de las diversidades, en la que todos tienen algo que aportar y pueden participar activamente”.

Toda vocación en la Iglesia – concluye el Papa – y en sentido amplio también en la sociedad, contribuye a un objetivo común: hacer que la armonía de los numerosos y diferentes dones que sólo el Espíritu Santo sabe realizar resuene entre los hombres y mujeres”.

Sacerdotes, consagradas, consagrados y fieles laicos caminamos y trabajamos juntos para testimoniar que una gran familia unida en el amor no es una utopía, sino el propósito para el que Dios nos ha creado”.

Por todo esto el Santo Padre invita a rezar “para que el Pueblo de Dios, en medio de las dramáticas vicisitudes de la historia, responda cada vez más a esta llamada. Invoquemos la luz del Espíritu Santo para que cada una y cada uno de nosotros pueda encontrar su propio lugar y dar lo mejor de sí mismo en este gran designio divino”.

Fuente: Agencia Vatican News


[icon class='fa fa-download fa-2x'] Leer mensaje 59ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones[/icon]


 

Compartir

Más noticias de Iglesia en el mundo
VER TODO

Lun 31 Oct 2022

Sínodo: Vaticano publica documento para la Fase Continental

El Vaticano publicó este jueves 27 de octubre el Documento para la Etapa Continental (DEC) del “camino sinodal” iniciado por el papa Francisco en 2021. El texto es el resultado de los resúmenes resultantes de la consulta del Pueblo de Dios en la primera fase del proceso sinodal y será la base del trabajo y “marco de referencia” para “el tiempo de escucha, diálogo y discernimiento de las Asambleas sinodales continentales (enero-marzo 2023)”. La presentación del documento tuvo lugar en la Oficina de Prensa de la Santa Sede y estuvo a cargo de los cardenales Mario Grech, secretario general de la Secretaría General del Sínodo; Jean-Claude Hollerich SJ, arzobispo de Luxemburgo y relator general de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos (en conexión remota); Anna Rowlands, profesora asociada de Pensamiento y Práctica Social Católica de la Universidad de Durham; el padre Giacomo Costa SJ, consultor de la Secretaría General del Sínodo y monseñor Piero Coda, secretario general de la Comisión Teológica Internacional. Entre los temas centrales del documento se destacan: la acogida de las personas LGBT, el escándalo de los abusos, los desafíos del racismo y del tribalismo, la guerra y la violencia. Desde la Secretaría General del Sínodo subrayaron que el texto que "no es conclusivo, porque el proceso está lejos de finalizar". En la introducción del documento se subraya que en la primera parte de la fase consultiva, “millones de personas de todo el mundo se implicaron en las actividades del Sínodo: algunas participando en las reuniones a nivel local, otras colaborando en la animación y coordinación de las actividades en los distintos niveles, otras ofreciendo el apoyo de sus oraciones. Los verdaderos protagonistas del Sínodo son todas estas personas que participaron […] la sinodalidad dejó de ser un concepto abstracto y adquirió el rostro de una experiencia concreta; saborearon su sabor y quieren seguir haciéndolo”. En términos de números, la participación “superó cualquier expectativa”. Se recibieron las síntesis de 112 de las 114 Conferencias Episcopales y de todas las 15 Iglesias Orientales Católicas, además de las reflexiones de 17 de los 23 dicasterios de la Curia Romana, así como las de los superiores y superioras generales, los institutos de vida consagrada y las sociedades de vida apostólica, las asociaciones y movimientos de fieles laicos. Se recibieron además más de 1.000 contribuciones de particulares y grupos, así como las opiniones recogidas a través de las redes sociales gracias a las iniciativas del “Sínodo Digital”. En el documento se afirma además que ningún texto “podría condensar la profundidad de la fe, la vitalidad de la esperanza y la energía de la caridad que desbordan las aportaciones recibidas. Detrás de ella se vislumbra la fuerza y la riqueza de la experiencia llevada a cabo en las diferentes Iglesias, al ponerse en camino y abrirse a la variedad de las voces que han hablado. El sentido del proceso sinodal es el de permitir este encuentro y diálogo, cuya finalidad no es producir documentos, sino abrir horizontes de esperanza”. En este camino, el DEC encuentra su sentido. Este documento “reúne las esperanzas y preocupaciones del Pueblo de Dios disperso por toda la tierra” y ofrece a las Iglesias locales “la oportunidad de escucharse entre ellas en vista de las Asambleas Continentales de 2023, cuya tarea es elaborar un elenco de prioridades, sobre las que operará el discernimiento de la Primera Sesión de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que tendrá lugar del 4 al 29 de octubre de 2023”. Desde la Secretaría General del Sínodo subrayan que este documento “no es conclusivo, porque el proceso está lejos de finalizar; no es un documento del Magisterio de la Iglesia, ni el informe de una encuesta sociológica; no ofrece la formulación de indicaciones operativas, de metas y objetivos, ni la elaboración completa de una visión teológica, aunque incluye el precioso tesoro teológico contenido en el relato de una experiencia: la de haber escuchado la voz del Espíritu por parte del Pueblo de Dios, permitiendo que surja su sensus fidei. Pero también es un documento teológico en el sentido de que está orientado al servicio de la misión de la Iglesia: anunciar a Cristo muerto y resucitado para la salvación del mundo”. Fuente: Agencia AICA DESCARGAR EL DOCUMENTO AQUÍ

Mié 19 Oct 2022

El Papa Francisco aprueba los nuevos Estatutos del Celam

El Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) promulgó los nuevos estatutos aprobados por el papa Francisco el pasado 1º de octubre de 2022, y reconocidos mediante decreto del Dicasterio para los Obispos del 3 de octubre de 2022, los mismos entrarán en vigor a partir del 1º de noviembre de este año. A propósito de esta aprobación, monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, presidente del Celam, señaló que “los nuevos estatutos representan un paso adelante y una voz de apoyo del Santo Padre al Celam, frente al proceso de renovación y de reestructuración que hemos venido desarrollando desde 2019, asumiendo el mandato de la 37º Asamblea General Ordinaria de Tegucigalpa y contando con la aprobación de la asamblea extraordinaria realizada en julio de 2021”. El proceso de renovación y de reestructuración del Celam, refrendado ahora con los nuevos estatutos, es fruto de un camino de comunión, colegialidad, eclesialidad y sinodalidad, ampliamente participativo y motivado por la escucha, el diálogo y el discernimiento espiritual, aseguran desde el organismo eclesial. Monseñor Cabrejos agradeció “a los presidentes, secretarios generales y delegados de las 22 Conferencias Episcopales de América Latina y el Caribe, por sus valiosos aportes al proceso, lo mismo que a tantos cardenales, obispos, sacerdotes, religiosas y religiosos y laicos, a la Secretaría de Estado y a los dicasterios de la Santa Sede, y a muchos otros organismos que nos han acompañado en este itinerario”. El presidente del Celam hizo una mención especial a “la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosas y Religiosos (CLAR); al Secretariado Latinoamericano y Caribeño de Cáritas (Selacc); a la Organización de Universidades Católicas de América Latina (Oducal), a la Confederación Interamericana de Educación Católica (CIEC), y a la Conferencia Eclesial de la Amazonía (Ceama), además de muchas otras redes eclesiales con las que venimos caminando”. El decreto de aprobación de los nuevos estatutos de este organismo eclesial, por un plazo de tres años, establece que el propio Celam deberá promulgarlos “en la forma y los tiempos que determine”. A continuación, se puede leer el Decreto N.º 01/2022 del Consejo Episcopal Latinoamericano, del 12 de octubre de 2022, y el Decreto del Dicasterio para los Obispos, del 3 de octubre de 2022 (Prot. N.º 695/2021). DESCARGAR ESTATUTOS DEL CELAM

Mar 18 Oct 2022

Frutos del Sínodo Amazónico: Mujeres protagonistas en la Iglesia y en la sociedad

“El Sínodo ha impulsado, fortalecido y confirmado el rol protagónico de las mujeres en la Iglesia”, así lo asegura la religiosa Círia Catarina Mees, de la Congregación de las Hermanas de la Divina Providencia, quien trabaja en la pastoral rural del Vicariato Apostólico Pando, en la Amazonía boliviana y quien viene apoyando la campaña: Frutos del Sínodo Amazónico. Para la hermana Círia las mujeres son animadoras de la fe, presiden la celebración de la Palabra, festividades en sus comunidades, asisten a las comunidades en los sacramentos, en definitiva, son “la presencia activa en medio del pueblo de Dios”. Ha destacado que “gracias a las acólitas oficialmente constituidas, las comunidades pueden comulgar” y explica que a lo largo de la historia de la Amazonía la presencia de las mujeres ha sido clave en sostener el quehacer misionero de la Iglesia. Transmisora de fe Por su parte, el cardenal Pedro Barreto, arzobispo de Huancayo (Perú) y presidente de la Conferencia Eclesial de la Amazonía (CEAMA), asegura que “Jesús es el fundamento de nuestra fe y nace de una mujer que es María”. El purpurado ha señalado que “nos impactó en el Sinodo Amazónico el liderazgo de la mujer”, incluso, “el Papa Francisco destacó esta afirmación «la mujer no es solo la que ha cuidado la vida y el entorno natural, sino que ha transmitido la fe»”. Por eso, “el reconocimiento hacia a la mujer nos hace tener mucha esperanza y alegría”, agregó. Sobre la campaña: Frutos del Sínodo Amazónico El Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (CELAM), la Red Eclesial Panamazónica (Repam), la Conferencia Eclesial de la Amazonía (Ceama), la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos/as (CLAR) y Cáritas Latinoamérica y el Caribe, han lanzado desde el pasado 6 octubre la campaña “Frutos del Sínodo Amazónico” para celebrar los tres años de camino a la luz del Documento final y la exhortación postsinodal Querida Amazonía. Fuente: Of. comunicaciones del Celam Sigue esta campaña por nuestra redes sociales @repam.amazonia o en el sitio web de REPAM https://acortar.link/CGPvlx o

Lun 17 Oct 2022

El Papa establece dos sesiones para el Sínodo de la Sinodalidad: en 2023 y 2024

Este domingo 16 de octubre, al concluir el rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco ha anunciado la realización de dos sesiones para la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos: La primera del 4 al 29 de octubre de 2023 y la segunda en octubre de 2024. Testimoniar la alegría del Evangelio “Confío que esta decisión pueda favorecer la comprensión de la sinodalidad como dimensión constitutiva de la Iglesia, y ayudar a todos a vivirla en un camino de hermanos y hermanas que testimonian la alegría del Evangelio”, ha señalado el Obispo de Roma, tras el anuncio. El Papa ha destacado que desde el inicio del proceso sinodal, el 10 de octubre de 2021, que tiene por tema “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión”, “se está desarrollando en las Iglesias particulares la primera fase del Sínodo, con la escucha y el discernimiento”. En este sentido, subrayó el Sucesor de Pedro, “los frutos del proceso sinodal iniciado son muchos, pero para que lleguen a plena maduración es necesario no tener prisa”. Con esta premisa y “con el fin de disponer de un tiempo de discernimiento más extendido”, el Papa Francisco ha establecido “que esta Asamblea sinodal se realice en dos sesiones”. Toda la Iglesia en discernimiento Por su parte, la Secretaría General del Sínodo, a través de un comunicado ha señalado que esta decisión del Papa Francisco “nace del deseo de que el tema de la Iglesia sinodal, por su amplitud e importancia, sea objeto de un prolongado discernimiento no sólo por parte de los miembros de la Asamblea Sinodal, sino de toda la Iglesia”. Es claro que “el Sínodo no es un acontecimiento, sino un proceso, en el que todo el Pueblo de Dios está llamado a caminar juntos hacia lo que el Espíritu Santo le ayuda a discernir como voluntad del Señor para su Iglesia”. ‘Un viaje dentro de un viaje’ De ahí que la Secretaría General del Sínodo destaque la “dimensión procesal” de esta Asamblea sinodal, asumiendo que se trata, en efecto de “un viaje dentro de un viaje”, “para favorecer una reflexión más madura para el mayor bien de la Iglesia”. En su comunicación, el organismo vaticano recuerda que “desde el principio, la Secretaría General del Sínodo ha optado por el camino de la escucha y el discernimiento, incluso en la fase de planificación y realización del proceso sinodal”. De igual forma anuncia que “en las próximas semanas, continuaremos nuestro discernimiento para definir mejor la celebración de las dos sesiones de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos y el tiempo intermedio”. Fuente: ADN Celam Fotografía: Vatican Media