Pasar al contenido principal

solidaridad

Lun 24 Oct 2022

BARRANQUILLA: Cerca de $600 millones recolectó este año la tradicional Catedratón 2022

Como una sola familia en comunión e iluminación, miles de atlanticenses vivieron la jornada de #Catedratón2022 que celebró 19 años construyendo templos y espacios parroquiales en zonas vulnerables del Atlántico, así como ayudando a familias en extrema pobreza a mejorar la calidad de vida de sus viviendas, apoyando la casa de los sacerdotes ancianos y al Seminario Regional de la Costa Atlántica Juan XXIII donde se forman los sacerdotes de arquidiócesis. La obra insigne de la Arquidiócesis de Barranquilla inició su jornada este domingo 23 de octubre, con la Santa Misa oficiada por monseñor Pablo Salas Anteliz, arzobispo de la ciudad, que durante su homilía exhortó a todos a orar con perseverancia para conservar la fe. Seguidamente, en el Salón Jumbo del Country Club dio apertura a la programación cultural con una transmisión por diferentes plataformas digitales en una producción de más de siete horas, donde la alegría y la oración fueron los grandes protagonistas acompañado de las voces de artistas católicos, seculares y de la Región Caribe que dijeron sí a Catedratón 2022. Catedratón 2022, contó también con un gran Festival Gastronómico que movió a la ciudadanía a disfrutar de los platos típicos e internacionales donados por varias personas y restaurantes de la ciudad que se unieron a esta gran jornada de la Iglesia, que vendió en su totalidad todos sus productos. Desde casa, los espectadores, organizaciones culturales de la ciudad y el departamento entusiasmados se sumaron a la obra solidaria, compartiendo sus fotografías, vídeos y mensajes, posicionando Catedratón 2022 en el trendring topic en las redes sociales. De igual forma, grupos de feligreses en compañía de sus párrocos, empresarios y personas de diferentes edades, contribuyeron en especie al recaudo de la evangelización que monseñor Víctor Tamayo Betancourt, obispo emérito de la Arquidiócesis de Barranquilla presidió hace 19 años en pro de la Iglesia del Atlántico. En la segunda jornada de Catedratón, los presentadores Shirley Campillo, Liliana Bechara, Leonardo Rúa, Ana María Osorio, Pierina Ortegón, Vanessa Saldarriaga, Erick Sojo e Inés María Dautt, una vez más ofrendaron sus talentos profesionales a la obra de solidaridad, coordinada por el padre Jaime Marenco, delegado arquidiocesano para Catedratón. Igualmente, hizo parte de los presentadores María Patricia Dávila, de la agencia de publicidad Dávila P&M, quienes desde los inicios de Catedratón han donado cada año el diseño y concepto de la campaña, que en esta ocasión se inspiró en el texto bíblico del evangelio de Lucas (5,5) en el que Jesús invita a sus apóstoles a remar mar adentro y a echar las redes para pescar, luego de una noche de trabajo donde no habían pescado nada, pero atendiendo la voz del maestro la pesca fue abundante. La música y el arte, también se hicieron presentes en la jornada con un significativo repertorio musical protagonizado por la Comunidad de las Hermanas Oblatas Catequistas pequeñas siervas de los pobres, que llegaron a la ciudad desde África especialmente para participar en Catedratón. También se hicieron presente Shekeré, Orquesta, el Ministerio Menorah, la Orquesta La Nómina del Pin, Fundación Huellas de Suán, Juan Piña, Ministerio Éxodo y Fundación Orión, entre otros. La nota emotiva y especial estuvo a cargo de las voces de los sacerdotes seminaristas y el coro arquidiocesano. Así como los ‘Curas del Vallenato’ protagonizado por los sacerdotes Jorge Castro, Johann Acendra, Álvaro García, y Jesús Granados, liderados por monseñor Pablo Salas, arzobispo de Barranquilla, en un homenaje al vallenato de Leandro Díaz ‘Ojos del alma’ una dirección de Juan Carlos Lora. La Reina del Carnaval de Barranquilla, Natalia De Castro González engalanó con su carisma, belleza y baile el encuentro dejando a todos, un mensaje de amor, esperanza y paz. Los movimientos eclesiásticos Encuentro Matrimonial y la Renovación Carismática Católica, así como las parroquias Espíritu Santo, Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, Santa Teresita y San Vicente de Paúl, Nuestra Señora del Rosario, Jesús Maestro, Jesús Misericordioso, Ave María, San Pedro Claver, Santa Marta, Los Doce Apóstoles, Santa María de la Esperanza, Transfiguración del Señor, entre otras, entregaron sus ofrendas obtenidas por las actividades realizadas en su comunidad. Al cierre de Catedratón 2022 se contó con un consolidado de más de $600 millones de pesos, donaciones entregadas en la segunda jornada por las parroquias Ave María, San Pío, Bernarda Butler, San Pedro, Santa Cruz, San Juan Bosco, Señor de los Milagros, Cristo Rey, San Felipe, Divina Misericordia, Fátima, San Miguel, San Juan Bautista, entre otras. Así como la Acción Católica, el Seminario Juan XXIII, la Fraternidad Sacerdotal, las empresas Inversiones Romalsay, Baterías Willard, Pro Barranquilla, Inversiones González, Centro Comercial Buenavista, entre otros. La jornada de Catedratón 2022, cerró con gran éxito moviendo los corazones de los barranquilleros y atlanticenses que dijeron sí, activando sus corazones a la misión y echando las redes a la solidaridad. Catedratón continuará recibiendo sus aportes a través de: Cuenta de ahorros de Davivienda No. 026570394002, ó Bancolombia No. 478-000046-23 a nombre del Seminario Regional de la Costa Atlántica Juan XXIII; en la Curia Arquidiocesana (Calle 75B No.42F–83), en efectivo o cheque, a nombre del Seminario Regional de la Costa Atlántica Juan XXIII Nit. 890.103.897-1 ó ingresando a www.catedratonbaq.org FUENTE: Of. comunicaciones Arquidiócesis de Barranquilla

Mié 5 Oct 2022

Arquidiócesis de Barranquilla presenta la 19ª versión de Catedratón 2022

Durante una rueda de prensa ofrecida por el arzobispo Pablo Emiro Salas Anteliz, se presentó la campaña @catedratonbaq 2022, que se realizará el domingo 23 de octubre en el salón Jumbo a partir de las 10:00 a.m., bajo el lema: 'Activa tu corazón para la misión'. Inspirada además en el pasaje bíblico de San Lucas (5,5) “por tu palabra echaré las redes", en el que Jesús invita a sus apóstoles a remar mar adentro y echar las redes para pescar. Pasaje bíblico “por tu palabra echaré las redes". A este respecto el arzobispo Salas Anteliz explicó la frase bíblica señalando que "Los peces son una profecía de las promesas que el Señor nos ha hecho. La esperanza es Cristo y el Señor nos garantiza que mientras tiremos las redes hay esperanza". Según lo reveló, en esta ocasión los fondos recaudados serán utilizados para restaurar el Seminario Juan XXIII que se encuentra en el Atlántico desde hace 60 años preparando a los futuros sacerdotes. Además se trabajará en la construcción de un centro de espiritualidad, para ofrecer a parroquias, movimientos eclesiales, instituciones educativas y empresas, espacios cómodos para retiros, convivencias, entre otros eventos que se ajusten a la misión de este lugar. "Hay que defender e impulsar esta hermosa campaña. Las expectativas son muy grandes porque las urgencias y necesidades también los son. Nos confiamos en la misericordia de Dios y en su fidelidad con nosotros. Iremos de menos a más como todos los años". Sus organizadores han dicho, que como siempre esperan la generosidad de los fieles católicos en todas las parroquias del territorio atlanticense, así como los donativos de empresas, fundaciones, instituciones educativas, restaurantes y de todos aquellos que se animen a activar su corazón para la misión evangelizadora de la Iglesia Católica en el Atlántico. Estuvieron en la presentación de la campaña, además del arzobispo Salas Anteliz, los padres Edgar Mejía, vicario general; Álvaro García, vicario de administración y párroco de la Catedral Metropolitana María Reina; William Acosta, vicario de pastoral de la Arquidiócesis, Jaime Marenco, director del Departamento de Comunicaciones y coordinador de esta iniciativa y la comunicadora y publicista María Patricia Dávila, de Dávila P&M, agencia que desde la primera Catedratón ha donado, cada año, el diseño de la imagen de la campaña. ¿Cómo apoyar Catedratón 2022? Según se explicó, desde el mes de septiembre en las parroquias y movimientos eclesiales se han venido realizando actividades que motivan a la comunidad a vivir el valor de la solidaridad en favor de la Catedratón 2022. Por lo que se han organizado festivales gastronómicos, bazares, tómbolas, rifas, jornadas deportivas, entre otras acciones. Para el próximo domingo 16 de octubre, están invitando para que se acerquen al Centro Comercial Buenavista, donde se realizará una “Pastelatón”, allí alrededor de la comida de un delicioso pastel, se podrá disfrutar de rato de esparcimiento con la familia y los amigos. La Arquidiócesis de Barranquilla ha habilitado dos cuentas de ahorro para recibir donativos: 026570394002 del Banco Davivienda y 478-000046-23 de Bancolombia, ambas están a nombre del Seminario Regional de la Costa Atlántica Juan XXIII.

Jue 17 Mar 2022

Obispos peregrinan a Arauca y expresan solidaridad con la Iglesia y sus comunidades

Entre el 14 y el 16 de marzo, se reunieron en la Diócesis de Arauca los obispos que conforman la provincia eclesiástica de Nueva Pamplona. El propósito de la visita fue manifestar el apoyo y cercanía al obispo de esta jurisdicción, monseñor Jaime Cristóbal Abril González, a la Iglesia y la comunidad en general de este territorio, que viene siendo golpeada por la violencia. Monseñor Jorge Alberto Ossa, arzobispo de la Arquidiócesis de Nueva Pamplona, expresó que esta visita manifiesta la cercanía, fraternidad y compromiso por la paz, que Iglesia tiene para con el pueblo araucano que sufre el flagelo de la violencia. “La provincia eclesiástica de Nueva Pamplona fue a visitar al hermano obispo, Jaime Cristóbal Abril González, para expresarle nuestra fraternidad, nuestra unión en la Iglesia de hermanos en el episcopado, nuestra oración y ferviente compromiso por la paz, para que él y el pueblo de Arauca sientan que la Iglesia es una familia, que cuando un miembro sufre, sufre con él y que cuando está alegre, celebra con él”, afirmó el prelado. Con el fin de acompañar y visitar a las comunidades, los obispos hicieron un itinerario por los municipios de Arauca, Tame, Fortul, Saravena y Arauquita. Haciendo presencia en el Santuario Mariano Diocesano «La Negrita de la Cordillera, del Piedemonte y la Sabana», donde realizaron el Santo Rosario por la paz; además durante el trayecto estuvieron en las parroquias de Nuestra Señora de la Asunción en Tame, Nuestra Señora del Carmen de la Esmeralda, en Fortul y San Lorenzo de Arauquita, en Aruauquita; Finalmente hicieron un recorrido por el sector del dique del río Arauca, y visitaron los albergues de migrantes (SEDAMI) que tiene la pastoral social diocesana. Este peregrinaje estuvo acompañado con la réplica de la conocida “Cruz de la Paz” que reviste gran valor, pues representa los 60 años de hermandad entre la diócesis alemana de Aquisgrán (Aachen) y la Iglesia Colombiana. Esta Cruz tiene una particular importancia social e histórica porque está asociada a peregrinaciones y actividades que han contribuido a consolidar la paz en Aquisgrán, amenazada por la violencia y la guerra. En este contexto dijo el arzobispo de Nueva Pamplona: “Queremos con este signo de la Cruz, expresar allí, que el Señor sigue cargando con el dolor y el sufrimiento del pueblo araucano y de Colombia (…) Nosotros les expresamos esa íntima unión y les decimos que el Señor está allí y sigue cargando con nuestras debilidades y flaquezas, pero que nos llama a que nos dejemos reconciliar con él y con el hermano”. El prelado advirtió que esta visita fue un peregrinaje para orar y suplicar la paz de estos territorios, “no es una manifestación, ni reclamos de acuerdos, sino un compromiso porque en primer lugar la paz es un don de Dios y en segundo, un compromiso del cristiano”. Obispo de Arauca agradece gesto de cercanía de sus hermanos en el episcopado Por su parte, monseñor Jaime Cristóbal Abril González, obispo de la Diócesis de Arauca calificó esta visita de los obispos como un signo de esperanza y fraternidad para alcanzar la paz en esta región tan golpeada. Expresó su agradecimiento hacia sus hermanos obispos, el clero, religiosas y fieles que hicieron posible el desarrollo de esta peregrinación. “Fue una visita muy significativa, muy especial, de fraternidad, de cercanía y un testimonio, desde la unidad en la fe, de oración por la paz. Fue una expresión de solidaridad para con todas las personas que, de manera particular, a lo largo de este año 2022 han tenido que sufrir a causa de la violencia”. Agregó que, “ojalá estos signos nos sigan uniendo como realidad de provincia y nos sigan impulsando en nuestra labor evangelizadora”, por lo que pidió de manera especial la intercesión de María Santísima, en la advocación de la Negrita de la Cordillera del Piedemonte y La Sabana; de Santa Bárbara, patrona de Arauca; y del beato mártir, Jesús Emilio Jaramillo Monsalve. Finalmente, observó que es su deseo y el del pueblo araucano, que este gesto de solidaridad, sea un “testimonio del llamado a aquellas organizaciones violentas para que ojalá cesen su accionar, se permitan el respeto del Derecho Internacional Humanitario, que obviamente, parte del respeto a la vida y a la dignidad de toda persona. El llamado es a buscar caminos realmente de reconciliación y de paz entre todos”, puntualizó. Asistieron a esta reunión los señores obispos de la provincia eclesiástica de Nueva Pamplona: monseñor Jorge Alberto Ossa Soto, arzobispo de Nueva Pamplona; monseñor José Libardo Garcés Monsalve obispo de Cúcuta; y monseñor Israel Bravo Cortés, obispo de Tibú. Les acompañó espiritualmente monseñor Luis Gabriel Ramírez Díaz, obispo de Ocaña, quien por dificultades de desplazamiento no pudo asistir a la reunión.

Vie 4 Mar 2022

Untados de ceniza

Por: Luis Fernando Rodríguez Velásquez - De nuevo llega la Cuaresma. Serán unos días muy especiales en los cuales vamos a tener la ocasión para hacer un paro en el agite de nuestras vidas, para escuchar el llamado del Señor, que por labios de San Pablo nos va a decir: “en nombre de Cristo les ruego, déjense reconciliar con Dios” (2Cor. 5, 20). En efecto, los cuarenta días que vienen, después del miércoles de ceniza, ayudados con la palabra de Dios, nos deberán ayudar a descubrir y reconocer nuestros pecados. Es necesario tener en cuenta las principales actitudes del cristiano en este tiempo de gracia. La Cuaresma es un tiempo propio para fortalecer la oración, que es nada más y nada menos, que el ejercicio efectivo de diálogo y escucha de Dios, en el silencio y la contemplación; es tiempo de adentraremos en el corazón del Señor a través de la lectura orante de su palabra, de la Sagrada Escritura; es un tiempo en que estamos llamados a hacer renuncias y pequeños o grandes sacrificios, de modo que seamos capaces de purificar nuestras limitaciones y pecados; es tiempo de la humildad, para que sin miedos y con confianza, supliquemos de Dios el baño de su misericordia y su perdón. Es tiempo en el cual vamos a ser invitados a salir de nosotros mismos y a ver en el otro, en el prójimo, sobre todo en el pobre, en el que sufre, en quien vive la soledad, la imagen de Cristo, también Él pobre, cordero inmolado y solo en el madero de la cruz. Es un tiempo en el que la solidaridad, y la llamada Comunicación Cristiana de Bienes deberá ser concreta, en especial con quienes no tienen nada qué comer, no tienen una persona que los acompañe y les permita recuperar el sentido de la vida, o los migrantes y habitantes de calle que, despojados y exiliados, se sienten sin tierra y ni casa donde reclinar la cabeza. La Cuaresma comienza el miércoles de ceniza. Ser untados con ceniza es un signo externo con el que públicamente reconocemos que somos frágiles y necesitados de Dios y de los demás como ha sido la experiencia de la pandemia en la que todavía nos encontramos. Ahora bien, la ceniza es un sacramental que será eficaz solo y en la medida en que quien la reciba asuma el compromiso cierto de cambiar aspectos de la vida que van en contra del plan de Dios. Será el tiempo de renovar el compromiso por caminar juntos y de respetar el don de la vida que de Dios hemos recibido. Será un tiempo magnífico para prepararnos a celebrar adecuadamente la Pascua de Resurrección. Quienes de verdad no deseen cambiar, es mejor que no caminen por las calles untados de ceniza. + Luis Fernando Rodríguez Velásquez Obispo Auxiliar de Cali

Mié 18 Ago 2021

Puerto Carreño clama la solidaridad de los colombianos

Luego de ser decretada la calamidad pública en Puerto Carreño, por cuenta de la fuerte ola invernal que allí se vive, el sacerdote Óscar Jhonny Arias, pro-vicario del Vicariato de esta Jurisdicción, hizo un llamado a la solidaridad de los colombianos para que ofrezcan su apoyo a las comunidades afectadas. Debido a la fuerte ola invernal, el pasado 28 de julio, mediante Decreto No. 078 el consejo municipal de gestión del riesgo, declaró alerta roja esta zona norte de Colombia. Pasado esto, el 09 de agosto, el nivel del río Orinoco vuelve a subir alcanzando los 14 metros de altura, hecho que hace que sea declarada por tres meses la calamidad pública en este municipio. El sacerdote redentorista informó que, luego de un censo realizado por los organismos de socorro de la municipalidad, son 256 las familias damnificadas, equivalente a más de mil personas las que han tenido que salir de sus hogares a los albergues temporales. El religioso recordó que este municipio de Puerto Carreño es un lugar de paso para la población migrante y, al mismo tiempo, un estimado número de la población que hoy se ha visto afectada por la ola invernal ya han vivido el flagelo del desplazamiento. En este contexto, el sacerdote extiende la invitación en nombre del Vicariato Apostólico de Puerto Carreño, para que personas de buena voluntad, instituciones, organizaciones, empresas y la comunidad en general, realicen acciones significativas concretas como pueden ser a través de la oración y de ayudas humanitarias de emergencia, donando kits alimentarios, de higiene, camping, colchonetas, entre otras. Las personas interesadas en apoyar a estas comunidades lo podrán hacer a través del Vicariato Apostólico de Puerto Carreño. Se pueden comunicar al correo electrónico [email protected]

Vie 4 Jun 2021

El Papa al CELAM: “Promover una sociedad más humana, ecuánime y fraterna”

En una carta enviada por el Santo Padre a las directivas del Consejo Episcopal Latinoamericano y del Caribe (CELAM), les animó a “servir con solicitud y promover una sociedad más humana, ecuánime y fraterna”. En el mensaje dirigido al presidente de este órgano eclesial, Monseñor Miguel Cabrejos, luego de finalizada la 38ª Asamblea General, destacó la labor que vienen realizando en materia de renovación y reestructuración esta institución. “con su trabajo silencioso y humilde hacen posible este servicio a la Iglesia”. Les recuerda que en estos difíciles momentos la mirada debe "estar puesta en Dios, presentándole el dolor y el sufrimiento de todos los que han sido eoncomendados a vuestro ciudadano pastoral, buscando con sinceridad dar respuesta al anhelo de sus corazones" Finalmente, pide la intercesión de la Santísima Virgen para que les sostenga en sus esfuerzos e iniciativas de servicio hacia el pueblo de Dios.

Lun 31 Mayo 2021

Pensar y gestar un mundo abierto

Por: Mons. Juan Carlos Cárdenas Toro - Tomo el título que el papa Francisco da al capítulo 4º de la Encíclica “Hermanos todos”, como base de discernimiento para no desistir en la búsqueda de salidas al momento que estamos asistiendo y explorar caminos para construir, desde la oportunidad que genera la crisis, una nación que nos dé espacio, dignidad, respeto y posibilidad de desarrollar los proyectos de vida a cada uno de quienes la habitamos. El primer punto que nos plantea el Papa Francisco es que «no hay vida cuando pretendemos pertenecer sólo a nosotros mismos y vivir como islas» (n. 87). ¿No tendríamos que convencernos de que buscar el bien de todos, finalmente redunda en el bien propio? Los dramáticos índices de inequidad y pobreza evidencian que nuestro país necesita trabajar muchísimo en esto. Una manera de romper esa tendencia comienza por dejar atrás el individualismo como estilo de vida personal y social para cultivar una auténtica cultura de la solidaridad, del encuentro. El segundo punto es visibilizar las “otras ciudades” que habitan dentro de un mismo territorio. Vivimos con el espejismo de ser sociedades abiertas, pero el estallido social en que nos encontramos nos dice otra cosa. Hay muchas “áreas invisibles”, periferias existenciales que reclaman ser dignificadas. Esto implica trabajar para ampliar nuestro círculo, para llegar a aquellos que «espontáneamente no siento parte de mi mundo de intereses, aunque estén cerca de mí» (n. 97). Sobre este particular, el Santo Padre nos anima a emprender la fatigosa tareas de que esos «exiliados ocultos» sean realmente parte activa de la «comunidad civil y eclesial» (n. 98). El tercer punto es: “incluir, no homogeneizar”. El Papa nos advierte del peligro de creer que eliminar las diferencias soluciona, los problemas, pues esto en realidad «Ese falso sueño universalista termina quitando al mundo su variado colorido, su belleza y en definitiva su humanidad». E insiste en que el futuro no puede ser «monocromático», que un futuro más realista «es posible si nos animamos a mirarlo en la variedad y en la diversidad de lo que cada uno puede aportar. Cuánto necesita aprender nuestra familia humana a vivir juntos en armonía y paz sin necesidad de que tengamos que ser todos igualitos» (n. 100). Finalmente, promover a las personas. Los sueños que cada ser humano tiene, cuando no se cumplen por culpa de un estilo social no incluyente, se vuelven frustraciones, rabia. Ante esto el Papa nos propone «percibir cuánto vale un ser humano, cuánto vale una persona, siempre y en cualquier circunstancia», pues «el solo hecho de haber nacido en un lugar con menores recursos o menor desarrollo no justifica que algunas personas vivan con menor dignidad» (n. 106). + Juan Carlos Cárdenas Toro Obispo Diócesis de Pasto

Jue 12 Nov 2020

¿Cómo resucitar del Covid?, la apuesta de la Iglesia por los más vulnerables

La Conferencia Episcopal de Colombia, a través del Secretariado Nacional de Pastoral Social/ Cáritas Colombia (SNPS/CC), como resultado del trabajo realizado durante los meses de aislamiento obligatorio decretado por el Gobierno Nacional, con el fin de prevenir el aumento del contagio de la Covid 19, presenta un informe detallado de la realidad social que vivió el país a causa de este asilamiento y las tareas realizadas por la Iglesia católica en el acompañamiento a la población afectada por la crisis sanitaria. Cómo resucitar del Covid: contagiarnos de esperanza, solidaridad y fraternidad, es el título que encabeza el documento en el que lpastoa Iglesia católica colombiana da a conocer la síntesis de su trabajo realizado en diferentes territorios del país durante la cuarentena obligatoria, así como los compromisos que deben ejercer algunos sectores, tanto públicos como privados del ámbito nacional, con el fin de ayudar a mitigar la tragedia que deja la pandemia en el país y que aún no cesa. “La gestión de estos meses al servicio de los hermanos necesitados en Colombia, se ha hecho atendiendo la invitación del Papa Francisco: ¡Frente al temor la esperanza para no claudicar en la indiferencia, el egoísmo, la división y el olvido! A la Luz del Evangelio tenemos en estas claves un verdadero plan para resucitar y salir más que a una nueva normalidad, a una nueva humanidad” señala el SNPS/CC. Uno de los aspectos que presenta la revista, es el relacionado al panorama social colombiano, pues según lo vivido desde las diferentes oficinas de Pastoral Social de las jurisdicciones eclesiásticas, la emergencia evidenció las problemáticas socio-económicas que enfrenta el país, los obstáculos de millones colombianos, población migrante, refugiada y solicitante de asilo. El derecho a la salud paso a ser un punto clave de la agenda pública, pues el Gobierno Nacional tuvo que incrementar la capacidad de los centros de atención en salud, en donde se identificó que en algunas partes del territorio colombiano era muy limitada o nula. Así como otros aspectos de la realidad social que se encuentran en el documento. Por esta razón, desde las pastorales sociales de las Arquidiócesis, Diócesis, Vicariatos y parroquias, bajo el acompañamiento del Secretariado Nacional de Pastoral Social /Cáritas Colombiana, se desarrollaron acciones que ayudaron a que personas en situación de calle, desempleadas, con trabajo informal, migrantes, víctimas del conflicto armado o en condiciones de pobreza, enfrentaran la crisis y evitaran un posible contagio del virus Covid-19. En articulación con las administraciones gubernamentales, departamentales, locales, organizaciones, fundaciones e instituciones, la Iglesia logró entregar diversos tipos de ayuda como: mercados, kits de aseo, comida preparada, apoyo económico, hospedaje, apoyo psicosocial y acompañamiento espiritual. Como invitación final, el documento llama a la unidad y al trabajo en equipo para que, desde el Gobierno Nacional, la empresa privada, la academia, entre otros sectores, se unan esfuerzos en pro del bienestar de quienes están padeciendo las consecuencias de esta crisis sanitaria desde diferentes áreas. [icon class='fa fa-download fa-2x'] Descargar el documento[/icon]